¿Por qué prohibir las corridas de toros?


Surge nuevamente el debate con la prohibición catalana. En nuestro país lo acogió el flamante diputado Christian Vargas (mejor conocido como el Dipuhooligan), que presentó una iniciativa para prohibir los espectáculos taurinos en el Distrito Federal. Vergonzoso actuar del diputado Vargas, que se arrepintió y decidió retirar dicha iniciativa. Ni cómo ayudarle, mal quedó con taurinos y antitaurinos.

Pero pongámonos serios y elevemos un poco el nivel de la discusión. ¿Cuál es el verdadero debate en torno a la tauromaquia? ¿Por qué, según los antitaurinos, se deberían prohibir las corridas de toros?

Los taurinos (llamemos así a las personas que están a favor de las corridas de toros) expresan varios argumentos a favor de la fiesta, algunos de ellos son la creación artística, el beneficio ecológico que representa su existencia, la envidiable vida que llevan los toros antes de entrar al ruedo, o los valores culturales que encierra. Para los antitaurinos (llamemos así a las personas que están en contra de las corridas de toros) nada de lo anterior existe o es justificable, y contraatacan con otras argumentaciones: la violación a los derechos de los animales, la crueldad que encierra una lidia, el placer del espectador taurino con el dolor o la tortura del toro, entre otros.

Más allá de los argumentos a favor o en contra, ¿cuál es la razón que realmente justificaría la prohibición de las corridas de toros? Parece que a fin de cuentas la mayoría de los argumentos antitaurinos más o menos razonados llegan a una misma conclusión de fondo: las corridas de toros son moralmente malas, ya que violan principios éticos universales. Como consecuencia de ello, es necesario que el Estado imponga una limitación a las libertades de los individuos mediante su prohibición. No es poca cosa.

¿Por qué los antitaurinos llegan a esta conclusión? Y sobre todo, ¿realmente las corridas de toros son moralmente malas?

Como el filósofo francés Francis Wolff lo expone en su libro 50 razones para defender la corrida de toros (Almuzara, 2011), en muchas ocasiones los antitaurinos no saben bien lo que condenan: el acto de matar a un animal, el hecho de matarlo por algo diferente de comérselo, o bien el hecho de matarlo en público.

Las buenas conciencias antitaurinas afirman que los toros son un espectáculo bárbaro y arcaico que  atenta contra los derechos de los animales. Alegan, según ellos muy modernos, que por fin (después de siglos de oscurantismo) la sociedad moderna se preocupa por los animales, y concluyen que éstos tienen derechos que se les tienen que respetar.

Conviene señalar que las discusiones éticas en torno al tratamiento de los animales existen desde la Edad Media, es decir, de modernas no tienen nada. Por otro lado, en su afán de proteger a los animales, los animalistas se vuelven paradójicamente más exigentes con ellos: no entienden que los humanos somos quienes tenemos deberes con los animales, no ellos hacia nosotros. Como señala Fernando Savater (Tauroética, Turpial, 2010), en las relaciones entre los hombres y los animales no hay un contrato, sino un trato. Los animales no pueden tener derechos, entre muchas otras cosas, porque no pueden tener obligaciones ni responsabilidades. Si los animales tuvieran obligaciones se les tendría que exigir su cumplimiento (como sucede con nosotros), pero ¿quién actualmente en su sano juicio se atrevería a someter a un tribunal a un animal por sus acciones? ¿Por qué los animalistas se empeñan en imponer a los animales obligaciones y responsabilidades que naturalmente les es imposible cumplir?

Ahora bien, que los animales no tengan derechos no quiere decir que los humanos no tengamos deberes para con ellos. Es totalmente condenable la crueldad hacia los animales. Incluso se afirma que el hombre que se complace con el sufrimiento animal renuncia a su propio perfeccionamiento moral. Sin embargo, los deberes a los animales no pueden confundirse o equipararse a los deberes universales que tenemos para nuestros semejantes. Los animales deben tratarse según su naturaleza, así como un cerdo es criado para ser sacrificado y comido, y un caballo es criado para transportarnos, los toros de lidia son criados justamente para ello, para ser lidiados.

Aquí van los otros argumentos. Dirán algunos antitaurinos que los animales podrán no tener derechos, pero en todo caso no se justifica criar animales solamente para ser lidiados (algo así como matar por diversión dicen ellos), ya que en las corridas se trata con crueldad a los animales y eso es condenable, además, por si eso fuera poco, los matadores y espectadores de las corridas de toros se complacen con el dolor animal. Falso.

Los antitaurinos tienden a utilizar términos incorrectos y a confundirse con éstos. Las corridas de toros no son crueles en sentido estricto. La primera acepción de la palabra cruel en el Diccionario de la Real Academia Española es un adjetivo para definir a aquel que se deleita en hacer sufrir o se complace en los padecimientos ajenos. No conozco un solo taurino que acuda a la plaza a deleitarse o a complacerse del sufrimiento del toro. Nuevamente seamos serios y hagamos un mínimo esfuerzo intelectual: si lo anterior fuera cierto, los rastros y mataderos de reses y cerdos serían más grandes que la Plaza México, ahí sí que son asesinados brutalmente después de llevar una vida absolutamente miserable. ¿Qué necesidad tendríamos de ver el rito taurino con todas sus formas y reglas, y esperar más de dos horas para que mueran solamente 6 toros, si lo que realmente importa es ver cómo sufren? ¿Para qué matar al toro con un estoque (espada) cuando se podría colgar al animal y desollarlo vivo, como sucede en los rastros? Los toros son un espectáculo crudo, eso es innegable, pero jamás cruel.

Otro ejemplo de terminología equivocada que utilizan los antitaurinos es la supuesta tortura que se causa al toro en una lidia. Nuevamente en palabras de Francis Wolff, torturar implica que se haga sobre un ser sin posibilidad de defenderse y sin que el torturador asuma el más mínimo riesgo. Justamente lo contrario de los toros. Por un lado, un toro no debe morir sin haber podido expresar sus facultades ofensivas o defensivas, por el otro, el torero no puede dar muerte al toro sin jugarse la vida.

Las posturas animalistas, muy propias de nuestros tiempos, tienen un gran problema: tratan de equiparar a los animales con los humanos, o incluso peor, los divinizan. El síndrome Disney permea a la sociedad moderna. Como reflexiona Savater, cada vez nos alejamos más de los animales y los idealizamos más. Antes, el trato entre humanos y animales tenía una brutal familiaridad, los lobos y osos eran alimañas que amenazaban el ganado, no especies que se deben conservar como lo son para quienes nunca han visto un rebaño más que en forma de chuletas. Los animales ganan en veneración respetuosa lo que pierden en presencia efectiva de la cotidianidad, como los dioses celestiales (o El Rey León, o Dumbo o Bambi).

Resulta curioso cómo los antiguos griegos desarrollaron el estudio de la ética (vigente hasta nuestros días) en el plano del comportamiento entre los humanos, mismo que era distinto de la relación con los dioses y con las bestias. Para ellos los bárbaros eran, precisamente, quienes trataban a los hombres como si fueran animales, es decir, los que no distinguían debidamente entre humanos y bestias (¿animalistas?).

Entonces, ¿qué hace que las corridas de toros sean inmorales? O más bien, en este punto la pregunta es ¿realmente son inmorales? Para Francis Wolff la discusión sobre la prohibición de las corridas de toros no es una cuestión de moral, sino de sensibilidades. Es totalmente respetable que una persona no pueda ver morir un toro en la plaza, y por tanto tiene todo el derecho de no acudir a una corrida de toros, pero ello no implica en modo alguno que por las sensibilidades de algunos, se tengan que restringir las libertades de todos.

Como se dice en el argot jurídico, aún en el supuesto sin conceder de que las corridas de toros no encerraran profundos valores artísticos y culturales, ni constituyeran un verdadero beneficio ecológico (un verdadero ecologista, a diferencia de un animalista, defiende la biodiversidad y lucha contra la desaparición de las especies), ¿por qué se deberían prohibir las corridas de toros?  Para ser honesto, no encuentro un argumento válido que justificara su prohibición. Sin ser un entendido en filosofía moral, no encuentro una sola razón por la que sea un acto de maldad celebrar o acudir a una corrida de toros. Por el contrario, considero que prohibir las corridas de toros sería un atentado contra la libertad de las personas, la cultura y la ecología (aunque de éstos dos últimos temas no hablaremos aquí por razón de espacio).

Como señalamos al principio, tal vez el único argumento que podría, y repito, podría de alguna manera justificar la prohibición de las corridas de toros, y por tanto imponer una restricción a nuestras libertades, es que éstas fueran moralmente malas. Pero no lo son. Ni los espectadores taurinos somos malos por acudir a una corrida de toros. Al menos somos mucho menos malos que aquellas pulcras conciencias que desean que el toro mate al torero y que se regodean y alegran cuando se enteran que un torero fue gravemente herido por un toro (curiosamente, ellos sí disfrutan del sufrimiento, y no animal, sino humano).

En tanto no restrinjan nuestras libertades (ése sí un acto más condenable desde el punto de vista moral), seguiré acudiendo a las corridas de toros con mi conciencia tranquila y disfrutando de esa maravillosa fiesta. Por otro lado, espero que los antitaurinos, con su peculiar escala de valores, dejen de complacerse y disfrutar (ellos sí) con el dolor y sufrimiento humano. Ésa sí es una cuestión de moral, no de sensibilidades.

About these ads

17 Respuestas a “¿Por qué prohibir las corridas de toros?

  1. Paty López Padilla Barera

    Querido Hugo: Sin duda, un gran artículo. No puedo estar más de acuerdo contigo en que el “Síndrome Disney permea en la sociedad moderna”. Sin duda, este tema, al igual que los relacionados con futbol, religión o Medio Oriente, levanta fuertes polémicas que jamás llegarán a un punto de acuerdo. No obstante, si la Ciudad de la Esperanza es una ciudad “abierta al cambio, y tolerante” de ninguna manera podría permitirse la censura de la fiesta brava ni la prohibición de las corridas.

    • Tienes razón Paty, sin duda es un tema polémico que difícilmente terminará en acuerdos. Por eso creo que es importante es el respeto a las opiniones y a las libertades de las personas. Esperemos que nuestras autoridades efectivamente sean abiertas y tolerantes y en lugar de restringir nuestra libertad la proteja. Muchas gracias y un abrazo.

    • Hola Hugo, me encantó la publicación. Coincido con ella. Al respecto, transcribo aquí lo publicado por Catón en días pasados:

      ” Empecemos por el principio. Conforme al mandato bíblico, o por el distinto grado de su evolución, el animal sirve al hombre, y no el hombre al animal. Así son las cosas; así ha sucedido desde los albores de la humanidad, cuando el hombre domesticó algunos animales y los usó para su servicio. Nos servimos de esas criaturas según su naturaleza: el perro cuida nuestros rebaños, o nos guía si somos invidentes, o custodia nuestra casa, o tira de nuestros trineos. El caballo nos lleva a cuestas y carga nuestros fardos. La oveja nos da su lana; la vaca su leche; sus huevos la gallina, etcétera. Comemos la carne de los animales, nos valemos de su piel o de su pelo; aprovechamos otras partes de su cuerpo. Pues bien, la naturaleza del toro de lidia es embestir. Nadie lo enseña; lo hace por instinto. El becerro de unas cuantas semanas de nacido ya da topes al que se le acerca. Por eso los hombres han usado su acometida en ritos milenarios. La fiesta de toros es uno de esos ritos. Podrá decirse que es cruel, pero ahí están su misterio, su arte y su belleza. Y ahí está el toro de lidia, hermosa especie animal que con la prohibición de la fiesta entraría en vías de extinción, pues es criatura para el ruedo, no para el rastro; originalmente su destino es luchar, no ser destazado como otros animales menos fieros. Yo de mí sé decir que, de ser toro, preferiría morir en el ruedo, y no en el matadero, que en última instancia reviste la misma crueldad; díganlo si no los vegetarianos absolutos, únicos que tienen derecho a reclamar la muerte de los animales que nos comemos y el uso de los productos que nos dan. En las corridas el toro tiene una oportunidad de salvarse -el indulto- contra ninguna que tiene el que va al rastro. Lo más irónico de esta campaña contra la fiesta brava es que esa campaña la promueven algunos que han propuesto la pena de muerte para el hombre, y ahora dicen combatir esa fiesta para salvar la vida de los toros. ¿Podrá encontrarse una mayor inconsecuencia? Igual que sucedió en Cataluña y en otras partes, lo que está sucediendo en México no es cosa de humanidad o ecología: es cosa de política”

      Al respecto considero que la idea es coincidente con tu texto, y al ser Catón uno de mis autores favoritos, ergo leeré tus publicaciones con asiduad.

      Recibe un cordial saludo.

      Atentamente

      Julián Cortina

      • Hugo Hidalgo

        Muchas gracias Julián. Definitivamente creo que mi texto y el de Catón son consistentes, lo cual me da mucho gusto. Tal vez es una señal de que no estoy tan equivocado. Saludos.

      • Luis Estrada González

        ¿Cómo pasamos de (1) “La naturaleza del toro de lidia es embestir” a (2) “Lidiarlo hasta la muerte es dejarlo *manifiestarse* o *explicarse*”? Porque parece que se ha confundido (1) con (3) “La naturaleza del toro es sufrir estocadas”. ¿En serio no hay otra manera de respetar y preservar esa “naturaleza” del toro de lidia que, se dice, radica en embestir? ¿No hay otra forma de hacer “arte” o despertar emociones “estéticas” y preservar esa “naturaleza” sin inflingir dolor o sin matar al animal?

  2. Excelente artículo; muy puntual y sensato.
    En efecto, es una cuestión de sensibilidades pero nada más.

  3. Moisés Martínez Ruiz

    Excelente análisis Hugo. Te felicito. Yo agregaría que la fiesta de los toros es un expresión de cultura, historia y tradición, pero sobre todo una fiesta que va ligada a la escencia del ser humano. No existe grupo humano sin una fiesta que lo distinga. En una plaza de toros el ambiente es muy especial. Existe un sentimiento en el ambiente muy agradable que lo convierte en intangible y dificil de describir, pero que es único. Es una fiesta que recibe a todos sin importar y sin distinción de edad, género, condición económica o cultural, ó más importante en estos días afiliación política. Que rica es esa pluralidad. Y cuando los toros embisten y los toreros están bien la fóruma es alegria. Esa felicidad y satisfacción de los asistentes es contagiosa y representa una expresión muy positiva. Me pregunto, ¿los antitaurinos no lo ven? ¿ todo esta mal en los toros?

  4. Muchas gracias Moisés. Comparto totalmente tus comentarios, la fiesta de los toros es una expresión viva de tantas cosas y ha sido una fuente de tantas expresiones artísticas (poesía, música, literatura, pintura, escultura, teatro, ópera, etc.) que a veces a los que nos gusta nos cuesta entender cómo hay personas que no reconocen absolutamente ningún valor positivo a la tauromaquia. Creo que es válido que haya personas que no se identifiquen con la fiesta, pero ello no quiere decir que tengan derecho a limitarnos a los que sí nos identificamos. Un abrazo.

  5. Hugo,
    Somos un grupo de aficionados planeando una defensa sólida para la defensa del toreo. Ante los constantes ataques que hemos recibido por parte de los antitaurinos y ante la posible prohibición de las corridas de toros que se está barajando ahora en la ALDF hemos decidido ponernos a trabajar para que no suceda lo mismo que sucedió en Cataluña. Tu texto me ha encantado y alguien con tan sólidos argumentos y capacidad para expresarlos nos sería de gran ayuda. Te pediría y agradecería te contactaras conmigo para charlar acerca de este tema. Saludos.

  6. Atentar contra las leyes naturales del universo.

  7. Hugo, te felicito, extraordinario articulo. Gracias.

  8. juan manuel gastelum b,

    SECUNDADO, A FAVOR DE LA FIESTA TAURINA!!!!!!!

  9. Hugo mis felicitaciones ,…que buen articulo en cuanto a su contenido y principalmente lo bien explicado,..te digo esto porque los taurinos muchas veces no tenemos los argumentos o la forma de como
    defender el tema y tu lo ha hecho extraordinariamente bien,….enhorabuena !!!

    • Muchas gracias Javier. Creo que tu comentario es muy interesante, pues soy un convencido de los valores de la tauromaquia, y por ello, creo que los toros no se defienden, se explican. Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s